Escuela de Teatro Sistémico

 

Este fin de semana (6, 7 y 8 de julio) la Escuela de Teatro Sistémico ha cerrado el curso académico con un residencial en el que el alumnado de Primer año y Segundo año se han podido encontrar, y trabajar de forma colaborativa.

Hemos tenido la oportunidad de ver sesiones desarrolladas por participantes de la escuela de segundo año, que han generado un hilo de trabajo en torno a la violencia estructural y el uso del arte como herramienta expansiva de creación de grupo, cosmovisión y conciencia grupal.

 

Durante varias horas, se ha trabajado la construcción de referentes de acompañamiento y mentoría entre las personas de los diferentes grupos, que serán de alguna manera agentes activos en la creación de un gran telar de sueños colectivos.

Soñando y proyectando la escuela para el año 2018/19, en donde se pueda seguir creciendo en colectivo bajo el amparo y el acompañamiento amoroso de Emma Luque, directora del centro de formación.

 

Y cerrando año, abrimos nuevos horizontes y empiezan a llegar las inscripciones para el nuevo curso 2018/19, en donde tendremos la suerte de contar con personas que vienen a formarse desde Alemania y Brasil, todo un privilegio.